La relación entre la pobre condición de salud persistente después del COVID-19 y las complicaciones respiratorias

Torres-Castro, R., Vilaró, J., Torralba, Y., Peroy-Badal, R., & Vasconcello-Castillo, L. (2021).

Los autores discuten el reciente artículo de Townsend et al. que describe la recuperación respiratoria y el estado de salud autodeclarado al momento de la consulta ambulatoria después de una infección por COVID-19.

Townsend et al.  clasificaron a los participantes en tres grupos en función a la gravedad inicial (aquellos que no se hospitalizaron, hospitalizados y los que requerían ingreso a la unidad de cuidados intensivos) mediante un análisis de radiografía de tórax, prueba de marcha de seis minutos, fatiga, fragilidad, recuperación subjetiva del estado de salud y algunos marcadores inflamatorios. Los autores concluyeron que ninguna de las medidas de enfermedad respiratoria persistente se asociaba con la gravedad inicial de la enfermedad.

Dado que la salud y los síntomas autodeclarados, como la fatiga, tienen una base esencialmente subjetiva, el estudio está limitado por el análisis de una radiografía de tórax. Este estudio debería ser complementado con una tomografía computarizada o una evaluación de la función pulmonar, ya que los protocolos de seguimiento de sociedades científicas del área la incluyen entre sus principales evaluaciones.

Enlace al texto completo